Los pies nos enraízan con la tierra, nos mantienen firmes, nos ayudan a avanzar y son un fiel reflejo de nuestro cuerpo.

Al hablar de reflejos pensamos casi de forma automática en un espejo. Y, en cierto modo, esta es una forma de entender la reflexología podal: como si cada área de nuestro pie reflejara un órgano y una zona de nuestro cuerpo como un verdadero espejo.

En este artículo daremos los primeros pasos que nos aproximan al conocimiento de la reflexología podal, y nos aportará una visión genérica de los beneficios que podemos obtener mediante esta técnica terapéutica.

La reflexología podal, un acercamiento

reflexologiaLa superficie de los pies está constituida por diversos puntos que están conectados con nuestro interior. Estos puntos se denominan zonas de reflejo. Cuando presionamos uno de ellos se produce una respuesta inmediata a nivel interno: en una zona, en un órgano, en un músculo, en una glándula…

Podemos visualizar la planta del pie como un mapa cuyas diversas áreas están vinculadas de forma específica con el oído, los riñones, el hígado, el estómago, los ovarios, el plexo solar, los pulmones, el cerebro… Con todas y cada unas de las partes físicas de nuestro cuerpo.

En consecuencia, mediante esta técnica se pueden tratar dolencias físicas. Pero también aquellas relacionadas con el sistema nervioso, ya que este masaje favorece la relajación y disminuye el estrés.

Asimismo, es una herramienta eficaz para liberar bloqueos emocionales.

En definitiva, la reflexología podal nos beneficia desde el punto de vista holístico, entendiendo nuestro ser como un todo: físico, mental y espiritual.

Beneficios genéricos de la reflexología podal

masaje piesLa reflexología podal tailandesa nos beneficia desde diferentes ámbitos.

Por un lado constituye una terapia preventiva para evitar que se manifiesten futuras molestias. En segundo lugar, es un tratamiento eficaz para dolencias específicas que ya está sufriendo el cliente. Y, finalmente, favorece la relajación al restablecer el flujo de la energía vital del cuerpo.

Como siempre te recordamos, el equilibro de dicha energía vital se traduce en un equilibrio holístico entre cuerpo, mente y espíritu.

Porque cuando todo está en armonía, todo fluye.

Para beneficiarnos de las bondades de la reflexología podal, los masajes manuales de cada área del pie deben ser llevados a cabo por especialistas. Consideramos que es muy importante insistir en este punto.

En nuestro centro, Kinnaree Thai Original Massage, los masajes de reflexología podal son realizados por nuestro equipo de masajistas profesionales que poseen los conocimientos específicos de cada zona del pie y del nivel adecuado de presión a efectuar para obtener los resultados buscados para cada cliente en particular.

Por lo tanto, en esta primera aproximación podemos decir que, a grandes rasgos, la reflexología podal:

  • Es una terapia preventiva.
  • Alivia dolores localizados.
  • Estimula la circulación sanguínea y linfática.
  • Ayuda a desintoxicar el organismo favoreciendo su depuración.
  • Relaja, reduce el estrés y mejora la calidad del sueño.
  • Libera los bloqueos energéticos.
  • Y, por tanto, equilibra la energía vital.

Nuestro cuerpo como un espejo

cisneNuestro cuerpo es como un espejo que refleja absolutamente todo. Muchas de las enfermedades que manifestamos son consecuencia de problemas físicos, pero también de emociones que no están siendo gestionadas con éxito.

La reflexología podal es una técnica terapéutica que ahonda en lo más profundo de nosotros, en todas y cada una de las áreas y, además, libera nuestros bloqueos energéticos y emocionales.

Es interesante saber que la reflexología o terapia zonal también se basa en estimular otras zonas reflejo que podemos ubicar en las manos, la nariz, las orejas, el rostro….

Porque nuestro interior está conectado con nuestro exterior.

Y nuestro exterior está, a su vez, conectado con nuestro interior.

¿Tienes Dudas? ¡Escríbenos!